Reparando nuestra política

Al crecer en Arizona, nuestros líderes políticos demostraron los valores básicos de colaboración y respeto al trabajar juntos en el Capitolio del Estado.

Burton Barr, el líder de la mayoría del Senado, era republicano, pero se sentó con su colega demócrata en el Senado, Alfredo Gutiérrez, y tomó decisiones sobre cómo podrían avanzar juntos. Nuestros gobernadores eran a veces demócratas y, a veces, republicanos, pero independientemente de sus afiliaciones partidistas, se anteponían las necesidades de todas las personas en Arizona.

Cuando me mudé de regreso a Arizona hace unos años, me sorprendió lo mucho que había cambiado el lugar que tanto quiero. Los veinte años de gobierno de un solo partido han permitido que un pequeño grupo de políticos de extrema derecha ignoren al otro partido y tomen el control exclusivo de nuestro gobierno estatal.

Me postulo para ser el gobernador de todo Arizona. La gente de Arizona en general no está tan dividida en los temas como algunos nos quieren hacer creer. Encontraré puntos en común sobre los problemas más importantes que enfrenta nuestro estado y lo haré sin jugar juegos partidistas o demonizar a las personas con diferentes puntos de vista.

La cultura legislativa de nuestro estado comienza en la oficina del gobernador en el noveno piso. Como director ejecutivo del estado, estableceré el tono para asegurarme de estar trabajando con los líderes electos en la legislatura y en nuestros condados, ciudades y pueblos. Construir una relación basada en la confianza es el primer paso para ayudarnos a todos a trabajar juntos para ayudar avanzar este gran estado.