Defendiendo la elección

Como gobernador, pondré toda la fuerza de mi cargo en un esfuerzo para permitir que la gente de Arizona vote una enmienda constitucional para proteger el derecho de la mujer a elegir.

Con Roe. v. Wade bajo ataque, ya no podemos contar con la ley federal para proteger el derecho de la mujer a elegir tener un aborto. Si se revoca, una ley de Arizona de décadas de antigüedad que aún está vigente prohibirá efectivamente los abortos en Arizona. No podemos permitir que eso suceda, especialmente cuando el 80% de los arizonenses creen como yo, que estas son decisiones personales difíciles que deben tomar las mujeres sin la interferencia del estado. Esto no debería ser un tema partidista y es ampliamente apoyado por arizonenses de todas las inclinaciones políticas. De hecho, el 54% de los arizonenses que apoyaron al presidente Trump en 2016 apoyan la libertad reproductiva y el acceso al aborto; creyendo que el gobierno no debe impedir que una mujer tome esa decisión por sí misma. Si la legislatura no me envía una remisión a la boleta, como gobernador apoyaré un esfuerzo liderado por ciudadanos para remitir una enmienda constitucional a la boleta. Esa es su prerrogativa cuando los líderes legislativos se niegan a hacer caso de la voluntad de los votantes. De hecho, el pueblo de Arizona ha enmendado la constitución 156 veces desde que se adoptó por primera vez en 1912, y estoy seguro de que lo volverán a hacer basándose en un amplio apoyo al derecho de la mujer a elegir.